reportajes-naturaleza costa rica

REPORTAJES CARIBBEAN WAY NATURALEZA

CARIBE, NATURALEZA VIVA

El Caribe de Costa Rica posee una naturaleza salvaje, de idílicos paisajes y ecosistemas que desbordan vida, una riqueza biológica de valor incalculable.

Costa Rica se encuentra en el hemisferio Norte, a medio camino entre el Ecuador y el Trópico de Cáncer, al sur de América Central, limita al norte con Nicaragua con la que comparte 300 km. de frontera y al sur con Panamá con la que comparte 363 km., al oeste con el Océano Pacífico y al Este con el Mar Caribe.

Costa Rica cuenta con 51.100 Km2, un 0,03% de la superficie mundial y está considerado uno de los 20 países con mayor diversidad de especies, pues alberga cerca del 4,5% de las especies conocidas. Cerca de un 25% del territorio se encuentra protegido dentro de un área de conservación. Desde sus orígenes como territorio ístmico Costa Rica ha sido un puente biológico donde coexisten especies de flora y fauna pertenecientes al neo ártico, al neo trópico y algunas de las Antillas. El país posee una densa cubierta vegetal rica en variedad de especies, los bosques cubren 1/3 de la superficie del territorio nacional.

Estos bosques albergan 12.117 especies de plantas, incluidas más de 1.300 especies de orquídeas y 2.000 especies de árboles. Son el hogar de más de 230 especies de mamíferos, 207 terrestres y 23 acuáticas, de las cuales 21 corresponden a cetáceos, entre ellos ballenas, delfines y el manatí. Existe una variedad de unas 850 especies de aves, de las que unas 625 serían residentes y 225 migratorias, entre los anfibios se cuentan más de 180 especies, unas 200 especies de reptiles y más de 150 especies de peces de agua dulce.

LA VERTIENTE CARIBEÑA

El Caribe costarricense se encuentra situado en la vertiente occidental del país, separado del valle central por una abrupta cadena montañosa. Está enmarcado dentro de la provincia de Limón y por su ubicación geográfica está en la zona tropical. Es un área dominada por abruptas montañas, colinas, gran número de ríos, extensas llanuras de inundación y un litoral de 212 km. sobre el Mar Caribe.

Debido a que el rango de altitud es muy amplio se localizan Zonas de Vida muy diferentes, que incluyen desde paisajes litorales a nivel del mar hasta paisajes de páramo sobre los 3.000 m. de altitud, esto ha establecido una pluralidad de microclimas y una gran influencia sobre la biodiversidad, que destaca por el elevado número de especies animales y vegetales y por la variedad de ecosistemas.

GEOGRAFÍA DEL CARIBE

Las formas más antiguas y prominentes en el relieve de la región caribeña las encontramos en la Cordillera de Talamanca, donde sus cimas alguna vez estuvieron cubiertas por glaciares y cuyo levantamiento se debió a la presión que ejercía la placa del Coco contra la placa del Caribe.

La Cordillera de Talamanca tiene una longitud de 180 km., se inicia al este del Valle Central con una orientación noroeste-sureste, con dos filas perpendiculares al eje, una hacia el Pacífico y la Fila de Matama, de pendiente suave hacia el Caribe. La cordillera continúa en Panamá con el nombre de Cordillera de Chiriquí y cuenta con picos que superan los 3.000 m. de altitud, como el Cerro Kámuk o el Cerro Chirripó, el más alto del territorio nacional, con 3.820 msnm.

La región caribeña comenzó a rellenarse con material proveniente de erupciones volcánicas y con los sedimentos aluviales aportados por los ríos que descienden de la Cordillera, así aparecieron las Llanuras del Norte, las tierras bajas de Limón y el litoral del Caribe, tierras bajas de superficie plana, que se estrechan hacia el Sur hasta desaparecer en Cahuita.

El Valle de la Estrella es un valle inter montano, delimitado por las estribaciones de la Fila de Matama y la Cordillera de Talamanca, con una pendiente que declina hacia la costa de Cahuita. Al sur de éste se encuentra el extenso valle fluvial del río Sixaola, donde confluyen los ríos Telire, Coen, Lari, Urén y Yorkín, región conocida como Valle de Talamanca o Baja Talamanca, una zona plana rodeada de cerros con vegetación exuberante.

El Litoral atlántico se caracteriza por ser recto, con una longitud de 212 km., que va desde Punta Castilla en el norte hasta el río Sixaola. La costa norte la forman playas arenosas y estuarios, el sector central está formado por promontorios rocosos de origen coralino con algunas playas arenosas, y en el Caribe Sur predominan las playas protegidas por arrecifes de coral, hábitats de una rica diversidad de especies marinas.

Al Caribe costarricense lo podríamos dividir geográficamente en dos grandes zonas, Caribe Norte y Caribe Sur.

El Caribe Norte, desde Limón hasta la frontera natural con Nicaragua, está formado por una gran llanura de inundación cubierta por una frondosa selva, por la que discurren infinidad de ríos, lagunas y canales, muchos de ellos navegables, para que puedas llegar a destinos como Tortuguero, Parismina o Barra del Colorado.

El Caribe Sur se extiende al sur de Limón hasta frontera con Panamá, y encierra kilómetros de playas casi vírgenes sombreadas por cocoteros, increíbles fondos marinos y montañas cubiertas de bosques. Aquí destacan destinos como Cahuita, Puerto Viejo, Manzanillo y la Baja Talamanca, tierra de las comunidades indígenas.

CUENCA HIDROGRÁFICA

La Vertiente del Caribe cuenta con una compleja red hidrográfica, sus largos y anchos ríos descienden hacia el mar Caribe con bastante caudal debido a las frecuentes lluvias, atravesando en su cauce inferior las extensas llanuras donde son frecuentes los cambios de cursos, la formación de meandros y canales que comunican unos ríos con otros.

Entre los principales ríos de la vertiente Atlántica encontramos el río San Juan, que marca el límite con Nicaragua y reparte sus aguas al río Colorado y recibe aguas del río Sarapiquí, otro es el río Tortuguero que conforma una red de canales, lagunas navegables y llanuras inundadas muy pintorescas.

Otros ríos que descienden hacia las llanuras del Norte son el río Reventazón que comparte sus aguas con el Parismina, el río Pacuare y el Chirripó. Al sur de Limón encontramos el rio Estrella y el río Banano que nacen en la Fila de Matama y el río Sixaola que recoge las aguas que descienden por el Valle de Talamanca.

CLIMA

El Caribe cuenta con el clima típico del bosque tropical, caluroso y húmedo, con una temperatura media de 26º C. Debido a su ubicación tropical la temperatura en el Caribe no sufre variaciones drásticas, manteniendo una estabilidad térmica a lo largo del año. Donde si presenta variaciones importantes en su temperatura es dependiendo del rango de altitud, así pues en las costas la temperatura oscila entre los 28° y 37°C., en las llanuras bajas no descienden de los 20°C. y las máximas no suelen exceder los 35°C., sin embargo en las zonas de mayor altura de la Cordillera de Talamanca las temperaturas son bajas todo el año con una media de 10°C., que pueden incluso bajar a menos de 0°C. en los meses de Noviembre y Diciembre.

El régimen pluvial está marcado por la influencia de los vientos alisios del noreste, masas de aire frío que cruzan el Golfo de México o que descienden por la costa oriental de Estados Unidos provocando anticiclones sobre el Caribe, con vientos fríos y cargados de humedad que llevan mucha lluvia a las costas y llanuras durante periodos de hasta 15 días. Otros temporales que duran pocos días son las llamadas Ondas Tropicales, que se deben a vientos del Este que se mueven a gran altura en la atmósfera y provocan lluvias persistentes.

En el Caribe no existen zonas secas y tampoco cuenta con una estación seca, aunque se presenta una baja notable en la precipitación durante Marzo-Abril y Agosto-Septiembre, a veces Octubre, mientras que en las montañas llueve todo el año sin interrupciones apreciables. En general podemos hablar de un clima Ecuatorial Muy Húmedo Caliente en las planicies del Caribe. En las montañas altas sin embargo se dan regímenes fríos muy húmedos y lluviosos.

VIDA SILVESTRE

En toda la región del Caribe se encuentran mas de 40 áreas protegidas por el Estado, debido a su extraordinaria riqueza y diversidad biológica. Se protegen así diferentes ecosistemas, como bosques tropicales lluviosos y nubosos, playas, arrecifes de coral, lagunas, manglares y otros muchos humedales.

En cuanto a flora y fauna cabe destacar que esta región presenta una de las mayores concentraciónes de vida y especies del planeta. Los bosques, muchos de ellos primarios, atesoran infinidad de especies vegetales, un laboratorio viviente donde crecen altivos árboles centenarios como el Caoba, el Níspero, Ceibas o Almendros de montaña.

Bosques que proporcionan hábitat y alimento a numerosos mamiferos como el jaguar, monos, osos hormigueros, pízotes, jaguarundis, o la gigantesca danta. Aves tropicales como los tucanes, loros, oropéndolas, pájaros carpinteros o lapas verdes. Reptiles y anfibios, como las coloridas ranas, serpientes coral, boas…

Humedales, lagunas y ríos repletos de vida, lugares de desove de peces, hogar de la tortuga negra de río, de caimanes, cocodrilos, basiliscos, nutrias o el grisón, peces prehistóricos como el gaspar, infinidad de aves acuáticas y animales fantásticos como el manatí o vaca marina.

Mares que esconden la belleza y los tesoros de unos arrecifes coralinos de formas espectaculares, cerebriformes y cuernos de alce, ecosistemas repletos de fauna marina, peces de colores, estrellas de mar, erizos, tiburones y mantas rayas, o las singulares tortugas marinas que año tras años se acercan a esta costa para depositar sus huevos y comenzar así otro ciclo, otra nueva lucha contra su extinción.

El Caribe costarricense es un cofre lleno de tesoros naturales y paisajes de ensueño que sin duda te cautivarán. No dudes en visitar esta región si quieres un verdadero contacto con la naturaleza mas pura, mas auténtica.