reportajes-historia costa rica

REPORTAJES CARIBBEAN WAY HISTORIA

el-cacao-en-talamanca-1-cacao
el-cacao-en-talamanca-2-cacao
el-cacao-en-talamanca-3-cacao

EL CACAO EN TALAMANCA

La historia más reciente de Talamanca y el Caribe Sur de Costa Rica ha sido en gran parte forjada por la presencia del cacao, que durante décadas fue el motor de la economía de esta región, donde cientos de pequeños productores dedicaron sus esfuerzos a la siembra de este ancestral árbol y a la venta de sus semillas para endulzar los paladares en tierras lejanas.

El cultivo de cacao en el Caribe Sur comenzó en 1.924 tras la crisis del banano y para los años 50 ya significaba el principal medio de subsistencia para la población, donde predominaban los pequeños agricultores con fincas pequeñas. En una hectárea de tierra se podían sembrar hasta 1.500 árboles de cacao, eran tiempos de prosperidad económica en que las semillas se pagaban a 300 colones el quintal y se exportaban a los Estados Unidos.Talamanca producía el 75 % del cacao nacional. Los sacos cargados de semillas salían rumbo a Limón en botes desde el comisariato de Manuel León, el Chino, que además de hacer de embarcadero era el centro comercial y social de la comarca hasta el año 1.964 que se abrió la carretera hasta Penshurts, que 10 años después llegaría hasta Limón.

Pero el tiempo del cacao llegaría a su fin en 1.979, año en que aparece una enfermedad, la Monilia, una espora que ataca el fruto que se esparció gracias al viento por toda la región con el consecuente abandono de las plantaciones, que aún se pueden observar abandonadas bajo la espesura de los bosques a lo largo de las rutas que recorren el Caribe Sur. Hoy en día el cacao sigue teniendo un papel importante, quedan pequeñas fincas donde se cosecha la semilla y se elabora el chocolate tal y como lo preparaban hace miles de años los mayas y los aztecas. En las reservas indígenas Bribri y Kekoldi quedan herederos de este arte que todavía preparan con métodos tradicionales este dulce manjar de dioses.

La caída de la economía por la perdida del cacao provocó una nueva adaptación y rumbo, empezó a desarrollarse una nueva actividad, la dedicada al turismo y sus servicios, especialmente en la costa.