reportajes-historia costa rica

REPORTAJES CARIBBEAN WAY HISTORIA

CAHUITA

Celebrando los 100 años de la fundación del pueblo

Este año 2015 Cahuita cumple 100 años desde que se fundó el pueblo en su actual ubicación, cuando se cuadraron las manzanas y se trazaron las calles de lo que sería el nuevo Cahuita, aunque la historia de esta comunidad caribeña comenzaría mucho tiempo atrás.
Esta es una fecha para celebrar la identidad de un pueblo, para recordar el origen de sus pobladores y rescatar su cultura y sus tradiciones, pero también es una fecha para reivindicar, para hacer saber quienes somos y recobrar los derechos que como pioneros adquirieron nuestros mayores con su esfuerzo y abnegación, para reconocer su aporte al desarrollo de un país y valorar la herencia cultural que han dejado a las nuevas generaciones.

Cahuita al igual que las comunidades aledañas del Caribe Sur se diferencian del resto del país por su singularidad, son pueblos que nacieron del mar, pescadores que hicieron de la playa su hogar en una pequeña región que por mucho tiempo estuvo aislada del Estado, donde el tiempo a ido atesorando historias apasionantes de todos aquellos que en algún momento pasaron por este litoral y dejaron su legado, a la orilla del mar, un legado que hace que el Caribe Sur de Costa Rica sea una tierra de grandes contrastes, de diversidad cultural y de convivencia en armonía.

En las próximas páginas vamos a conocer la historia de Cahuita desde sus inicios, desde antes de la fundación del nuevo pueblo hace 100 años, es esta una historia llena de hombres emprendedores y hombres cargados de sueños. Vamos a viajar en el tiempo para conocer como era Cahuita y la región de Talamanca antes de 1915, nos acercaremos a los acontecimientos que en esa fecha culminaron con la fundación del nuevo pueblo, recorreremos los últimos 100 años de su historia hasta llegar al Cahuita de hoy y conoceremos los testimonios de algunos descendientes de aquellos pioneros.

En honor a esos pioneros estamos de celebración, Cahuita y todo el Caribe Sur tiene motivos para sentirse orgulloso de su origen y su historia, una historia que no ha de quedar en el olvido pues es la que ha forjado nuestra idiosincrasia y es la que nos da el impulso para seguir luchando por hacer de esta tierra una tierra digna para vivir nosotros y las futuras generaciones, como hubieran querido nuestros mayores.

Y en estos tiempos de nuevas leyes, nuevos planes reguladores, nuevos proyectos y nuevos intereses hay que reflexionar, hay que tener en cuenta la singularidad de esta tierra y de sus habitantes, hay que contar con ellos y reconocer sus derechos históricos, porque el derecho a esta tierra lo tienen mas que ganado. En los planes de futuro de Cahuita y de Talamanca tiene que haber sitio para todos.